Muelles

colchon de muelles

El colchón de muelles es el más extendido. A la hora de comprar un colchón de muelles ha de considerarse:
– el tipo de acero de los muelles
– el calibre del alambre
– el número de muelles
– un acolchado de buena calidad
– y un buen tapizado.

Hay dos configuraciones básicas: de alambre continuo y de muelles individuales (del que a su vez existen múltiples variantes).
El continuo consiste en un alambre en zig-zag o doble espiral. El sistema proporciona un muy buen soporte, sin embargo no aisla de los movimientos de la persona con la que se duerme.

En el de muelles individuales estos se interconectan mediante alambres. Si las conexiones son escasas el colchón se deformará con el uso.
Los extremos de los muelles están unidos al aislante. Sobre éste está la tapicería.

Algunos tienen un lado de verano hecho con fibras ligeras como el algodón y otro de invierno de fibras cálidas como la lana.
La capa externa es de tejido de mezcla. El tipo de tejido influye en el precio.
Las zonas que más se deforman con el tiempo son las que soportan mayor presión, esto es cadera, hombros, cabeza y pies. Es bueno que estén reforzadas para prolongar la durabilidad.